Ginecomastia

 

¿Qué es la Ginecomastia?

La ginecomastia consiste en una cirugía de reducción de senos practicada a los hombres que presentan un exceso de glándulas mamarias, ya sea debido a causas hormonales, farmacológicas, de obesidad o de consumo de drogas. La operación suele realizarse bajo anestesia general y requiere hospitalización.

 

¿Por qué se realiza?

Muchos hombres presentan el trastorno de ginecomastia: agrandamiento patológico de una o ambas mamas. Este problema de desarrollo puede deberse a distintas causas como una mala metabolización de los estrógenos, problemas hormonales, acúmulos de grasa y obesidad. Aunque no supone un problema grave de salud, la mayoría de hombres que padecen esta patología acude a la cirugía por una cuestión estética

 

ginecomastia
Este problema de desarrollo puede deberse a distintas causas.

 

 

Síntomas

Los signos y síntomas de la ginecomastia incluyen los siguientes:

  • Tejido mamario inflamado.
  • Sensibilidad en los senos.
  • Hinchazón.
  • Dolor o sensibilidad.
  • Secreción del pezón en uno o ambos senos.

 

¿En qué consiste la operación de Ginecomastia?

La operación consiste en la realización de una pequeña incisión alrededor de la areola para eliminar los cúmulos de grasa y tejido glandular mamario, logrando un tórax firme y de apariencia plana. Si el problema de los senos sólo es un exceso de tejido graso, la intervención se realizará a través de una pequeña incisión mediante una técnica de liposucción, basada en la aspiración de la grasa a través de una cánula hueca unida a una bomba de vacío. Las cicatrices de esta intervención no son visibles y el resultado es totalmente definitivo y satisfactorio. 

 

Preparación antes de la intervención

Previo a la operación se realizará un examen médico al paciente para asegurarse de que presenta un estado de salud compatible para someterse a una cirugía bajo anestesia general.

 

Cuidados tras la intervención de Ginecomastia

El postoperatorio consiste en un reposo absoluto durante las 48 horas posteriores a la cirugía, en posición semireclinada. Los primeros días el paciente puede sentir molestias, y durante dos semanas deberá evitar las actividades físicas. También deberá llevar una faja especial hasta 30 días después de la operación.